Saltear al contenido principal

BERRI TXARRAK, ‘IKUSI ARTE TOUR 2019’ (ÚLTIMO CONCIERTO)

Si, ya lo sabemos, teniendo en cuenta la inmediatez con la que se trabaja en los medios en esta época de digitalización para todos, somos los últimos… ¿Y? Estamos hablando de un grupo que ha hecho historia del rock vasco durante 25 años, asi que, por dos o tres días más o menos no nos echéis la bronca. De todas formas, los que nos seguís habitualmente en las redes, pudisteis disfrutar de pequeños directos a través de ellas en el “último” concierto, y teniendo en cuenta que ya todo el mundo lo ha dicho todo, vamos a ver si somos capaces de ser originales.

Tendré que empezar confesando, que a pesar de que he seguido por mi trabajo la trayectoria del grupo durante estos años, el último concierto fue para mí la primera vez. Teniendo en cuenta que con casi total seguridad yo era de los más longevos en el concierto, no está mal perder la “virginidad” de esa manera, disfrutando a tope con toda la gente que abarroto el pabellón dos días seguidos y se entregó al grupo de principio a fin de la misma manera que el grupo lo hizo con ellos.

Cuando el grupo telonero Leihotikan piso el escenario, la gente ya estaba predispuesta para lo que posteriormente había de venir, asi que disfruto también de su buen hacer, y empezó a calentar músculos y cuerpos.

Ikusi Arte Tour 2019, asi se ha llamado esta despedida triunfal de Berri Txarrak, y que yo sepa, Ikusi Arte no se traduce por adiós, asi que estoy seguro de que podremos seguir disfrutando en un tiempo, de lo que estos tres grandes músicos roqueros son capaces de ofrecer, por separado o juntos, eso ya es otro tema. Dejaron caer algunas pistas de algo que tiene que ver con el cine para 2020.

Volviendo al concierto todo se empezó a mover cuando un video se vio a través de las dos grandes pantallas instaladas para la ocasión, y después del aperitivo y a las diez y media en punto, Gorka apareció por el escenario y el pabellón entero se puso de pie para recibirle, los de pista ya lo estaban, los de las gradas ya no volverían a sentarse en todo el concierto que duro aproximadamente tres horas. Tres horas sin tregua, diciendo lo justo y necesario y derramando música a raudales. Aun asi, hubo tiempo para recordar a los de Alsasua, a Pirritx, Porrotx eta Marimotots, Iñigo Muguruza y a su familia y pueblo de Lekunberri.

Tras el oportuno saludo a Iruña, las primeras palabras que salieron de Gorka fueron para decir “Berri Txarrak es un sentimiento” cosa de la que todos nos dimos cuenta a lo largo de la noche. La gente coreo todas y cada una de las canciones, saltó y bailó sin parar durante todo el concierto y cada cosa que Gorka comentaba era aplaudida estruendosamente.

Y asi pasa la primera hora de concierto sin descanso a excepción de un pequeño brindis como no podía ser de otra manera deseando “salud y libertad”. Gorka, Galder y David disfrutan en el escenario y eso se transmite. “A pesar de las restricciones a nuestro idioma y le pese a quien le pese más de 20.000 personas han estado aquí este fin de semana” y el pabellón vuelve a rugir, Gorka maneja al público con una mano cuál director de orquesta.

También hay tiempo para marcarse una en castellano, “te voy a hacer bailar toda la noche” canción del Columpio Asesino que suelen incluir en sus conciertos. De pronto los tres músicos se quedan quietos en su posición en un largo minuto que la gente no deja de jalear y a las dos horas de concierto dos bombos más se unen a la batería, uno para cada uno y los cañones de confeti le dan colorido a la noche.

Los músicos y el público siguen incansables a por la tercera hora, y Gorka saluda a su familia y gente de su pueblo que están presentes y en castellano a todas las personas venidas de fuera de Euskalherria. Y aquí viene la sorpresa de la noche, de pronto los técnicos colocan más micrófonos y a pesar de que empieza a cantar Gorka en solitario, de pronto irrumpen tres músicos mas en el escenario, los que comenzaron la aventura hace 25 años, que no han querido perderse este último concierto.

El concierto va terminando, la emoción sube y los músicos y el público lo saben, y aunque es un recurso muy manido ya, Gorka no se resiste a agradecer al público sus 25 años de apoyo “sin vosotros no hubiéramos sido nada”. Y llega el final por cierto de manera muy curiosa, con los Beatles sonando de fondo y el pabellón al completo moviendo las manos de lado a lado, con una energía que hace pensar después de esas tres horas de concierto si estamos terminando o empezando.

Todo el equipo en el escenario se despide, y ahí se ve que hay un montón de gente detrás sin la que todo lo que hemos vivido esta noche y siempre que vemos un espectáculo no sería posible.

Y asi se resumen 25 años de buen rock, no sabemos al escribir esto que vendrá después y como se llamara, pero estamos seguros de que Gorka, Galder y David, juntos o cada uno por su camino seguirán de alguna forma regalándonos su buen hacer.

Como anécdota, comentar que cuando algo es bueno, no hay distinciones en el pensamiento, el idioma ni en nada. Junto a mi estuvo sentada una persona que no entendía euskera, pero que era seguidora del grupo desde el principio y se sabía todas las letras…

En definitiva que Berri Txarrak, haciendo honor a su ya mítico lema,” la pasión es el mínimo exigible” Lo dieron todo haciendo las delicias de los más de 20.000 asistentes en el que fue su ¿último concierto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba