Saltear al contenido principal

El Museo Universidad de Navarra organiza actuaciones de música japonesa contemporánea en vivo y un ciclo de cine Nipón en torno a la obra del artista Hiraki Sawa

El dúo japonés de música contemporánea mama!milk, y el escultor y videoartista Hiraki Sawa pondrán música en directo a cuatro clásicos del cine español del periodo mudo el sábado 16

Los músicos y Sawa improvisarán en las salas del Museo un nuevo acompañamiento musical para las obras de exposición ‘Memoria paralela’ del artista el martes 19

El Museo Universidad de Navarra propone un original formato para propiciar el diálogo entre las artes, así como entre nuestra cultura y la japonesa con motivo de la exposición Memoria paralela del escultor y videoartista Hiraki Sawa. Este mes, el centro organiza actuaciones de música japonesa en vivo, a cargo del dúo mama!milk y del propio artista, así como un ciclo de cine nipón. Ambas propuestas y la exposición cuentan con el apoyo nominal de la Japan Foundation.

El día 16, a las 19 horas, mama!milk, formado por la acordeonista Yuko Ikoma y el contrabajista Kosuke Shimiz, e Hiraki Sawa, pondrán música en directo a cuatro clásicos del cine español del periodo mudo. Se proyectarán La casa encantadaKiriki, acróbatas japoneses y Las mariposas japonesas, de Segundo de Chomón, y Un perro andaluz, de Luis Buñuel. Las entradas cuestan tres euros y es gratuita para los alumnos de la Universidad de Navarra y amigos del Museo.

El mismo dúo, acompañado por el artista, improvisará en las salas del Museo un nuevo acompañamiento musical para las piezas de Sawa en un diálogo artístico con la exposición. El terceto recorrerá diversas salas poniendo música a la experiencia. Las entradas, que dan acceso a la Colección y exposiciones del Museo, cuestan 4,5 euros. Son gratuitas para menores, profesores, empleados, estudiantes y Amigos del Museo.

CICLO DE CINE JAPONÉS

Junto a estas propuestas musicales, el Museo ha programado el ciclo Hausu. Espacios domésticos en el cine japonés, del 9 de noviembre al 18 de enero, que propone un recorrido por el hogar japonés visto por algunos de los maestros del cine nipón. Como en buena parte de la obra de Sawa, el espacio doméstico se convierte en estas películas en un trasfondo expresivo, un lienzo que se carga de memorias, de manifestaciones del espíritu de los tiempos o que se reinventa. Su comisario, Miguel Muñoz, doctor en Comunicación Audiovisual, explica que las cuatro películas buscan “poner a dialogar cuatro miradas diferentes sobre el espacio doméstico, que tienen mucha relación con las etapas históricas de las que vienen. Se podría decir que en cada una de ellas el espacio doméstico es un reflejo de la sociedad que envuelve a las imágenes”.

Del primer filme que se proyecta este sábado 9, El sabor del sake (Yasujiro Ozu), subraya que “tiene una visión muy elegiaca de un tipo de hogar familiar que desaparece, como se ve en el protagonista anciano, y a la vez atisba el nuevo tipo de hogar consumista y modernizado que aparece en Japón, en el que viven sus personajes jóvenes”. De Hausu (Nobuhiko Obayashi), que se proyectará el 7 de diciembre, destaca su utilización de “los ecos de un hogar tradicional japonés para verlo desde una cierta distancia burlona, porque lo convierte en una de casa encantada en la que transcurre una historia paródica de terror. Además, como en las primeras obras de Sawa, los objetos domésticos incluso cobran vida”.

El 14 de diciembre la película protagonista será Recuerdos del ayer (Hirozaku Koreeda), que emplea “flashbacks de la infancia de su protagonista en los sesenta, en un apartamento de Tokio muy parecido los hogares que vemos en El sabor del sake. Pero también relee aquel hogar urbano desde su presente y lo contrapone al espacio rural del que esta protagonista, ya adulta, se va enamorando”. El ciclo terminará el 19 de enero con la película de animación Still Walking (Isao Takahata) que se desarrolla en la casa de los padres ancianos del protagonista. “Deja ver cómo ese espacio doméstico está cargado de recuerdos, algunos olvidados o reprimidos, que le hacen experimentar de otra manera su presente”, apunta el comisario. Las entradas cuestan 3 euros y son gratuitas para los alumnos de la Universidad de Navarra y los Amigos del Museo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba