Saltear al contenido principal

Navarra reconoce la “destacada contribución a la proyección y prestigio de la Comunidad Foral” de las cinco personas galardonadas con las Cruces de Carlos III el Noble

La Presidenta Chivite ha presidido el acto, en el que se ha reconocido a Josefina Campos, Aitor Etxarte (a título póstumo), Fermín Goñi, Sandra Ollo y César Oroz
La Presidenta Chivite entrega las Cruces de Carlos III a las personas galardonadas en 2022.

La Presidenta de Navarra, María Chivite, ha presidido esta mañana el acto de entrega de las Cruces de Carlos III el Noble, uno de los principales galardones de la comunidad, con el que se reconoce públicamente la “destacada contribución” de personas y entidades navarras al “desarrollo, la proyección y el prestigio de la Comunidad Foral”.

En el Salón del Trono, Chivite ha entregado los galardones a Josefina Campos, una de las principales referentes del movimiento memorialista; a la viuda de Aitor Etxarte, pedagogo y promotor del euskera, condecorado a título póstumo; a Fermín Goñi, periodista, politólogo y escritor; a Sandra Ollo, editora, y a César Oroz, dibujante y humorista.

En su intervención, la Presidenta ha destacado la “cultura, la concordia y la alianza” como valores que “encontramos en la trayectoria personal y profesional” de las personas galardonadas. Ha indicado que la labor de todos las y los premiados “sirve de andamio en la construcción de una sociedad rica en valores y que promueve la igualdad”.

El acto ha sido presidido por la Presidenta, que ha estado acompañada por el presidente del Parlamento de Navarra, Unai Hualde; el delegado del Gobierno en Navarra, José Luis Arasti; los vicepresidentes del Gobierno, Javier Remírez y José María Aierdi, y el alcalde de Pamplona, Enrique Maya.

Periodismo, dibujo y humor, edición, pedagogía y promoción del euskera, y memoria

Las Cruces de Carlos III reconocen en la edición de 2022 a cinco personas que suponen un referente en sus respectivos ámbitos de actuación, que incluyen el periodismo, el dibujo y humor, la edición, la pedagogía y promoción del euskera, y el movimiento memorialista en Navarra.

El dibujante y humorista César Oroz ha sido el primero en recoger el galardón, con el que el Gobierno de Navarra ha querido reconocer su contribución con su trabajo a “la proyección de la Comunidad Foral, haciendo relevantes los temas locales y poniéndolos a la misma altura de las grandes empresas universales, con humor y respeto, pero sin abandonar la sátira”. La Presidenta Chivite ha valorado en su discurso su viñeta “Punto final”, que publica diariamente en Diario de Navarra desde 1991, en la que “es capaz de sintetizar una realidad, compleja, editorializar y, casi siempre, arrancarnos una sonrisa”.

César Oroz ha agradecido la cruz de Carlos III, aludiendo a la libertad que siempre ha tenido a la hora de elaborar sus viñetas. Ha comentado que los seguidores de sus dibujos “han sido un apoyo fundamental donde cimentar mi trabajo”. Ha señalado que las tiras “deben entenderse como un reflejo de la propia sociedad, una reflexión diaria irónica y humorística”.

Este acto también ha reconocido a la editora Sandra Ollo, directora desde 2014 de la editorial Quaderns Crema / Acantilado. El Ejecutivo foral reconoce “la extraordinaria aceptación de la editorial por parte del público y de la crítica”, y señala que “los años han permitido estrechar la complicidad con los lectores y, así, ampliar el espacio de la literatura y el pensamiento en España y Latinoamérica”. La Presidenta ha señalado además que Ollo, como miembro del Consejo Navarro de la Cultura y de las Artes, “promueve el desarrollo de la cultura en Navarra y permite a la Administración acercarse a las inquietudes, necesidades y problemáticas” del sector, que es “fundamental para mantener unas raíces y marcar el paso social de cara al futuro”.

La galardonada ha indicado que este premio acrecienta su “compromiso con mi comunidad y con la cultura con mayúsculas” que, en palabras de Ollo, “aspira a llegar a todas las personas para contribuir a fomentar el pensamiento libre, que es fundamental para unos ciudadanos y ciudadanas enteros, plenos, y que puedan ejercer sus derechos como tocan”.

Tras ella, Fermín Goñi, periodista, politólogo y escritor, ha recogido la Cruz de Carlos III el Noble por su contribución a “difundir las bondades de la Comunidad Foral a través de sus guías de viaje, a destacar los fenómenos sociales populares que condujeron a la independencia de los países de América del Sur a través de sus narraciones”. En palabras de la Presidenta, Fermín Goñi es un “cronista imprescindible de nuestra historia reciente”, que “va y vuelve en el espacio y tiempo, pero siempre tiene a Navarra como protagonista recurrente”.

Al recoger el galardón, Goñi ha manifestado que recibir el galardón es “un doble premio, por lo que representa y la fuerza moral que aporta”. Ha finalizado su intervención leyendo el fragmento de un poema de León Felipe, un exiliado zamorano que murió en el exilio de Ciudad de México, que se encuentra en el libro “Versus y oraciones de caminante”.

Asimismo, el Gobierno ha querido otorgar la Cruz de Carlos III el Noble a Josefina Campos, una de las principales referentes del movimiento memorialista en Navarra, por su “ardua labor para impulsar la exhumación, identificación, reconocimiento y recuperación de la memoria histórica de fusilados y represaliados de la Ribera de Navarra”. La Presidenta ha agradecido la labor de Campos, “que ha hecho de la defensa de la Memoria su razón de ser” y, como presidenta de la Asociación Mujeres con Memoria, Chivite ha destacado su trabajo “incansable para dotar de contenido al Centro de Documentación del Instituto Navarro de la Memoria”.

Tras recoger el galardón, Josefina Campos ha señalado que recoge la Cruz de Carlos III en nombre de todos los que “trabajan conjuntamente para sacar los restos de nuestros familiares asesinados en 1936 y años posteriores, y en él reconozco a todos nuestros familiares asesinados y a cuantos emprendimos y seguimos su búsqueda”.

Por último, la viuda del pedagogo y promotor del euskera Aitor Etxarte, Begoña Moreno, ha recogido el galardón a título póstumo de su marido, con el que el Gobierno de Navarra ha querido reconocer su labor, “que ha ayudado a que la innovación en la educación sea visible más allá de las paredes de la escuela”. Chivite ha indicado que “la comunidad educativa navarra le debe mucho a este docente apasionado que impulsó e investigó nuevos modelos de innovación pedagógica”. La Presidenta ha remarcado que el legado de Etxarte “continúa, y tiene un reflejo evidente en nuestro actual sistema educativo que debemos agradecer”.

El hijo de Aitor Etxarte, Hedoi Etxarte, ha agradecido el galardón, indicando que una de las tareas colectivas con “más proyección” en las que participó su padre fue la ikastola municipal de Pamplona / Iruña, una ikastola “autónoma y liberadora”. “Durante las décadas del 70 y 80 hubo muchos proyectos similares, pero fue uno de los pocos que perduraron”.

Desarrollo del acto

Las composiciones musicales con las que se ha amenizado el acto han corrido a cargo de Just Friends Trio, compuesto por Jokin Zabalza (contrabajo), Javier Olabarrieta (piano / teclado) y Alberto Arteta (saxo soprano). Concretamente, la entrega de los galardones ha arrancado con el Himno de Navarra. Tras las palabras de las personas galardonadas, se ha interpretado la pieza musical Bonbolontena, una melodía popular. El broche final, tras las palabras de la Presidenta Chivite, lo ha puesto la pieza Il Postino, de Luis E. Bakalov.

Distinción creada en 1997

La Cruz de Carlos III el Noble fue creada en 1997 por el Gobierno foral para otorgar reconocimiento público a personas y entidades que han contribuido de forma destacada al progreso de la sociedad navarra o a la proyección exterior de la Comunidad.

El galardón toma el nombre de Carlos III el Noble, monarca que destacó entre el conjunto de los reyes de Navarra por su talante pacífico y conciliador, por sus iniciativas a favor de la Cultura y el Arte, y por el establecimiento de relaciones de paz y amistad con las demás cortes europeas.

La condecoración consiste en una cruz esmaltada, en la que se reproduce la efigie sedente de Carlos III del real sello céreo conservado en el Archivo Real y General de Navarra. La cruz está circundada por la leyenda “Karolus regis navarre”. En el reverso figura el escudo de Navarra sobre la expresión “Comunidad Foral de Navarra” y la leyenda “Cruz de Carlos III el Noble de Navarra”.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba